Acabamos de hacernos  un nuevo tatuaje, y ahora nos surgen muchas dudas acerca de cómo cuidarlo, en especial en lo relativo a la exposición al sol. La recomendación más tajante que nos harán es que no expongamos el tatuaje al sol, pero debemos saber por qué, y tomar las acciones pertinentes para que el trabajo que se ha realizado sobre nuestra piel no acabe estropeándose en las primeras semanas.

Aunque parezca que el tatuaje se ha curado completamente cuando la herida está cicatrizada, no es así. A partir de la cicatrización debemos seguir varios pasos para seguir protegiendo el tatuaje y evitar que se estropee y/o se infecte.

En primer lugar, ¿por qué el sol daña los tatuajes?.

Los rayos ultravioleta (UV) son los responsables del bronceado de la piel, a través de una alteración de los elementos de ésta para cambiar el tono. Con la tinta de los tatuajes ocurre al revés: mientras la piel se oscurece, la tinta del tatuaje se aclara. El sol aclara los tatuajes porque tiene la capacidad de oxidar los compuestos de la tinta, haciendo que se desvanezca la intensidad del tono. Por ello lo más recomendable es no exponer el tatuaje al sol, ni siquiera después de pasado mucho tiempo. Y con un tatuaje recién hecho, es una obligación: el proceso de tatuaje daña la piel y debemos darle tiempo a que cicatrice. Durante las dos primeras semanas después de tatuarnos debemos procurar exponer el tatuaje al sol lo menos posible y hacer uso diario de una crema cicatrizante y solar a la vez. Con ello conseguiremos que, mientras nuestro tatuaje cicatrice, nuestra piel esté protegida de los rayos UV.

Después de realizar el tatuaje comienza el proceso de curación y hasta tres meses después debemos aplicar protección solar. Desde Tattooist Plaza, recomendamos la crema cicatrizante-solar “Balm Solar”  con factor de protección solar 50, para mantener protegida la zona de los rayos ultravioletas.

Balm Solar

A diferencia de los protectores solares estándar, que se deben emplear de manera progresiva para evitar la irritación en la zona del tatuaje, “Balm Tattoo Solar” está ideada exclusivamente para dar una protección 50 a una piel recién tatuada, de manera que se prolongue la intensidad de los pigmentos de la tinta.

Si bien no debes exponer tu tatuaje al sol durante largos intervalos de tiempo o de manera reiterada, esto no significa que debas renunciar para siempre a los placeres del verano. Cumple con las recomendaciones de tu tatuador y aplica un cuidado continuo con “Balm Solar” y podrás mantener tu tatuaje impecable mucho más tiempo.

“Balm Tattoo Solar” se puede adquirir en Tattooist Plaza, C/Julián Peña 5 (zona Avda. Cid).