Cuando queremos un tatuaje, sabemos que es para toda la vida y por eso queremos algo muy especial. Para la mayoría de nosotros, representa un recuerdo, un momento importante, algo que nos gusta especialmente o que queremos tener presente siempre.

¿Por qué entonces nos limitamos a buscar en Google una imagen de catálogo, sabiendo que tal vez sea lo mismo que lleva todo el mundo?

Hoy queremos hablaros de los tatuajes diseñados exclusivamente para nosotros. Ya que es para siempre… ¿por qué no basarnos en una idea muy simple, y dejar que la imaginación, el arte y la creatividad del artista nos guíe?

Las modas van por un lado y el arte por otro. En los mejores estudios de tatuaje podemos encontrar artistas que, basándose en la idea que nosotros tenemos (una flor, un ancla, un diseño geométrico o un retrato) pongan en marcha sus habilidades artísticas solo para nosotros, y compongan una verdadera obra de arte para plasmar en nuestra piel.

Si el precio de la sesión es el mismo para un diseño de stock que para un diseño personalizado, ¿no prefieres tener un tatuaje único?

El tatuaje personalizado encajará perfectamente entre tus otros tatuajes, si los tienes. Si no los tienes, el artista sabrá cómo colocarlo para que luzca lo mejor posible. Si lo quieres en una zona concreta, te dirá cómo enfocar el diseño para sacarle el máximo partido.

Siguiendo sus recomendaciones, conseguirás una obra de arte para siempre en tu cuerpo.

Si nunca has optado por un diseño para ti, que nadie más lleve, te animamos a que te lo plantees. Es una decisión que te acercará más a quien eres, a quien quieres ser, decorando tu cuerpo y marcándolo para reafirmarte en tu personalidad y tu forma de ser.

Y si aún no sabes por dónde empezar… ven a ver las carpetas de nuestros artistas, mira sus redes sociales. Te sorprenderás de lo que son capaces, y descubrirás horizontes que nunca hubieras imaginado.

Deja que la tinta te haga libre.